Tinea capitis


La Tinea capitis es un término médico usado para una infección superficial del cuero cabelludo y del pelo causado por hongos dermatofitos de los géneros Microsporum y Trichophyton. Otras áreas como las cejas y pestañas pueden verse afectados.


Epidemiología

Tinea capitis es la dermatofitosis pediátrica más frecuente en el mundo, principalmente entre las edades de 5 a 10 años. El descenso de la infección en los años post-pubertad se debe a la aparición de Pityrosporum orbiculare (Pityrosporum ovale) y de las propiedades antifúngicas de los ácidos grasos del cabello en esas edades.
La tinea capitis tiene distribución en todo el continente americano incluso en poblaciones urbanas, así como en África y la India. En los últimos 50 años se ha notado un considerable descenso de la prevalencia de tinea capitis en el Sureste de Asia debido a la mejora en las condiciones sanitarias y tradiciones higiénicas personales.
La transmisión ocurre de persona a persona y con menor frecuencia de un animal doméstico a una persona. La costumbre de los niños de compartir peines y gorras, así como el contacto estrecho en salones de clases presenta un elevadísimo riesgo infectante. La frecuencia de ciertos organismos en diferentes áreas del mundo varían, probablemente debido a migraciones, viajes, cambios en hábitos de higiene con el transcurso del tiempo.

 

Etiología

Varias especies de los hongos dermatofitos de los géneros Microsporum y Trichophyton son los agentes causales de la tinea capitis.
  • Infección del interior del tallo piloso:
– T. tonsurans
– T. schoenleinii
  • Infección externa del tallo piloso:
– T. verrucosum
– T. mentagrophytes y
– Género Microsporum


Cuadro clínico

Existen dos (2) formas clínicas de tiña del cuero cabelludo:
  • Inflamatoria.
Se pueden observar placas de alopecia eritematosa con lesiones escamosas, foliculitis pustulosa y nódulos purulentos denominados Querion de Celso. Estas lesiones se acompañan de prurito, áreas dolorosas, y pueden observarse linfadenopatías locales y regionales, fiebre y reacciones de hipersensibilidad.
  • No inflamatoria.
Es la más común de las dos y como su nombre lo sugiere, se caracterizan por tener poca o ninguna reacción inflamatoria. Son lesiones descamativas, alopécicas con numerosos puntos negros, lugar de los pelos rotos en la superficie, justo al nivel de la epidermis.

Diagnóstico

La combinación de la historia médica, el examen físico y el diagnóstico de laboratorio son críticos para el correcto diagnóstico. La dermatitis seborreica, atópica y la psoriasis son muy similares en su presentación clínica. El examen directo con KOH al 30% y el cultivo micológico (agar de Sabouraud) confirmará la dermatofitosis correcta, de existir una. La toma de la muestra puede resultar un procedimiento incómodo y doloros para los niños afectados, donde el cepillado de la lesión resulta ser más tolerante que un bisturí, depresor lingual o pinzas.


Tratamiento

Se recomiendan antimicóticos orales, el de elección es la griseofulvina, además de mantener la zona limpia y puede usarse un champú medicado como los que contienen sulfuro de selenio.





Referencias


Referencias:
Anuncios
de bebo82192003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s